lunes, 25 de mayo de 2009

drum & base (sic.)

Siempre me he considerado alguien medio anormal -no sé si decir "freak", porque no sé ni qué es eso-, porque me cuesta trabajo encontrarle sentido a cosas que todos disfrutan, y que parecen lo mejor o más divertido. Por ejemplo, visitar un parque de diversiones se me hace lo más absurdo que hay. Neta no comprendo cómo puede ser divertido subirse a un aparatejo que te sacude hasta vomitar, o que te transporta a grandes velocidades. El pedo es que creo que podría hacer una lista gigante de cosas que muchos consideran chidas y que a mí no me gustan, como la Navidad, las carreras de autos, el futbol, ir de compras, el perfume, la comida picante, bailar, Dr. House, la Coca-Cola, el tabaco, el iphone, el agua fría cuando hace calor, los banquetes, los vestidos de noche, los zapatos de tacón, los rines de 18 pulgadas, las papas fritas con valentina, los chistes de Polo Polo, etc. etc.
Pero hay una cosa que parece ser unánimemente aceptada, y que a mi no me gusta: las "fiestas" (en cualquiera de sus presentaciones). No se trata de una cuestión moralista o algo así, sino que estar en medio de mucha gente ebria que baila, grita, fuma sin cesar, y parece muy feliz por ello me resulta un tanto absurdo. Creo que mi problema es que no puedo fácilmente insertarme en dinámicas grupales o multitudinarias que impliquen abandonarse y apagar un poco el cerebro, y me la paso viendo cómo los bailes parecen un ritual propiciatorio de los tiempos de la prehistoria pero con elementos modernos, en donde en vez de un tipo con un tambor arcaico hay un dj, que debe ciudar que la música que toca mantenga "prendida" a la gente.
Sin embargo, en la fiesta de Nancy -a la que fui el sábado-, pude por algunos minutos ponerme a bailar y disfrutar "la fiesta". Todo comenzó cuando estaba sentada en el sillón y mi amiga Adri dijo "eso es drum & base" (sic.) y se paró en seguida a bailar. Como yo no sabía qué era el drum & base (no porque nunca lo hubiera escuchado, sino porque quería que me explicaran bien qué era) me paré con ella y le pregunté "¿qué es el drum & base (sic.)?", a lo que me contestó "no mames Karla, cómo me preguntas eso ahorita." Entonces me quedé ahí con ella dizque bailando mientras Omen me explicaba un poco qué era. Según lo entendí, los bits de la música electrónica (o la velocidad en la que el "pum pum" avanza) determinan el ritmo de la rola, y los bits del drum & base (sic.), que tienen como base musical el ritmo del reggae, son los más rápidos que hay, en tal medida que el oído ni siquiera alcanza a percibir el bit, y pareciera ser un solo sonido cuando en realidad se está escuchando el conjunto de bits. Me lo imagino como cuando un ventilador gira sus "hélices" tan rapidamente que los ojos no pueden saber dónde termina una y comienza la otra, y se ven como si fueran una sola.
El caso que seguí bailando (yo digo que bailo peor que gringa bailando charanga), y comprendí que el pedo de la música electrónica es bailarla mientras se espera a que el dj haga un cambio. Depende de la habilidad del dj si "prende" más a la banda o hace que se siente cuando "cambia", y la idea es que la música vaya progresando, es decir, que no baje el ritmo de bits, sino que haya "subidones". Ese pedo de los subidones está chido, porque se supone que uno baila mientras el dj mantiene un solo ritmo que es el preámbulo de una aceleración de bits, por eso todos bailan y esperan, esperan, esperan, y se emocionan porque no llega el cambio, y es un subidón muy largo y se emocionan, y lo esperan, y bailan y gritan y brincan y entonces... llega el cambio. Si el dj es hábil, hace que durante el cambio todos se "prendan" más y empiecen a bailar más duro, a marcar más los movimientos y hasta a brincar. Pero si es malo, pues eso que se esperaba durante el subidón, trae una decepción y todo se "apaga." Creo que lo que sucede es que va aumentando la ansiedad conforme se alarga el subidón, y entonces la energía que se va a soltar cuando termine el subidón se va acumulando y acumulando, hasta que explota cuando el dj lo decide. Por eso deben ser muy habiles, ya que si se equivocan, o el "cambio" lo hacen en un momento en que no ha terminado una serie de bits (que se divide en dieciseisávos, según me explicaron), pues la caga y todo se viene abajo.
Bueno, pues todo iba bien mientras yo bailaba, y me gustó que el dj tocó "The Wall." Creo que en realidad por eso me emocioné (aunque la versión pinkfloydiana es infinitamente mejor) y me puse a bailar y gritar igual que todos mis amigos. El problema es que mi primer acercamiento a ese "goce" de bailar en bola se vino abajo cuando el dj empezó a tocar una cosa amorfa y chafa. Fue ahí cuando todos seguían baile y baile, mientras yo perdí toda la "emoción" del baile y no pude dejar de observar a todos a mi alrededor y comenzar a pensar de nuevo. Las cosas se me volvieron absurdas de repente, porque ver bailar a la gente una cosa sin ritmo, me tiró abajo todo el "teatrito drumandbeisero."
Por eso mi debut como chica fiestera y bailarina fue bastante desafortunado. Prefiero acompañarme de la gente que quiero en un lugar en el que por lo menos pueda escuchar lo que tienen que decirme.
Pero si me gustó tu fiesta eeeh Nancy!!!

5 comentarios:

AnarKista SuperEstrella dijo...

Mirá que...

Eso del drum & base es algo así como la constante evolución del mundo: vertiginosa, se me va de las manos, mi mente no capta por momentos lo que pasa...

La mayor parte del tiempo si...

Las fiestas son rituales para empedarse, fajar al bailar y dar besos a lo pendejo... Nada más... Con eso sacas el estrés y dos que tres cosas más, pero fuera de eso, es una simple reunión, hay que disfrutarlas mientras duren... Y bailar, eso... Adoro bailar con los ojos cerrados, porque no quiero mientras los demás se burlan de cómo lo hago...

Aunque esté obscuro...

Ahora que, nada como Pink Floyd para disfrutar el momento (te recomiendo Wish you were here de ellos, aunque existe otra que nada que ver de Incubus)

Saludos fiesteros, y vayan organizando eso del equipo de blogueras... No he recibido carta del Director para confirmar el diseño de sus uniformes, pero estoy seguro que aceptará...

Espero...

Cheers...

Mara Jiménez dijo...

put's... que vieja estoy!!! Pero lo que si no cambia es el hecho de que las fiestas SI son rituales donde se exacerban nuestros instintos más primitivos y animales, con el simple objetivo de encontrar un macho (o una hembra) aptos para copularrrrrrr... así es el instinto. Yo estoy tan, pero tan viejita, que ya prefiero las reuniones... =(

Blogger Pechocho dijo...

Cada quien tiene sis formas y maneras...

ese breve oasis que te significó The Wall demuestra que sí te gustan las fiestas, pero más bien las tuyas...

Búscale y seguro caerás en una de ellas.

Y es drum & bass (batería y bajo, que es lo que predomina en ese ritmo)

Karlyle dijo...

Anarkista: Si, justo pensé en eso de la vertiginosidad cuando veía a mis amigos bailar mientras esa música iba cada vez más rápido. Fue divertido!
Soy fans de Pink Floyd, y no hay nada mejor que oír Dark side on the moon completo, y sobre wish you were here, es una gran canción pero solo vale la pena si se escucha en seguida de have a cigar.

Mara: eso de la edad parece ser una buena explicación para que no me gusten las fiestas, por lo que diré que tengo una mente de mayor edad. Creo que esa idea me favorece, para hacerme la interesante y madura y no quedar como freak.

Pechocho graias por la corrección. Válgame, qué vergüenza. Pero lo dejaré así, y sólo añadiré un sic. pa que se note que no conocía bien el género.
Ahora me pregunto si lo que me dijo mi amigo de que esa música derivaba del reggae es verdad. ¿El drum & base (sic.) se toca con bajo y bateria? No me di cuenta :(

Buen Tono 23 dijo...

me resultaría bastante interesante saber las cosas que si te gustan!! ojalá hubiera una lista por ahi, saludos desde buentono 23