jueves, 1 de octubre de 2009

Remember Septiembre- contenido: más new age reloaded pero con tintes psicoanalíticos de patatiux.

Comencé el mes muy entusiasmada con mis ondas new age de los sueños. La idea de poder controlar lo que sucedía en mi subconsciente me atrajo por el simple hecho de que en el mundo onírico todo es posible. O sea, si se me ocurría por ejemplo, ponerme a traspasar las paredes, arrancarme la cabeza, o incluso controlar el comportamiento de lo que había a mi alreddor, incluyendo personas, podría hacerlo en ese mundo en el que las leyes de la “realidad” no existen. Pero poco a poco fui desistiendo de ello por simple indiferencia. Eso me decepciona, pero el verdadero problema es el insoslayable hecho de que la realidad, me guste o no, rige la aburrida, lineal, corpórea y física vida que me toca vivir en este lugar en el que me tocó estar.

Los primeros días que me dormía pensando en ejercitar mis habilidades oníricas pude realmente explayarme dentro de mi inconsciente. Llegué a tener, en una noche, hasta siete sueños recordándolos a la perfección, con detalles de lo más curiosos. Tal cantidad de actividad cerebral me obligaba a despertar de madrugada, como si mi mente tuviera que darse un break a media noche para continuar con las neurotransmisiones hilarantes y surreales.

Uno de los ejercicios que se deben hacer para alcanzar el control de los sueños, es esforzarse por recordarlos, y la mejor forma es escribirlos inmediatamente al despertar. Se dice que se debe de hacer lo más rápido posible, en esos momentos en que la mente aún no se ubica del todo y parece estar más en la lógica del sueño que en la de la realidad: justo el instante en el que los ojos aún no se abren fácilmente, las lagañas siguen en su lugar y uno se siente pegado a la cama. Pues yo lo hice, y me esforcé por escribir las cosas rápido, sin pensar mucho, tal como iban apareciendo en mi mente:

Anduve en patineta con dos chicas menores que yo. Les contaba que yo nunca lo había hecho. Por alguna extraña razón yo tenía mi propia patineta y la usaba muy bien (cosa que me sorprendía). Avanzaba con ellas afuera de mi calle y me sentía muy cool, aunque al mismo tiempo me sentía un poco ridícula porque ya estoy grande. Incluso pensaba que podría ir en patineta a todas partes, y hacer trucos en ella.

Mi patineta era muy nueva, y la de mis amigas,vieja. Como yo no sabía nada de patinetas les preguntaba cuánto costaba, y al parecer encajaba bien en ese mundillo.

Lo verdaderamente importante de este tipo de ejercicios, es que los sueños realmente dicen cosas de lo que uno piensa, siente o atraviesa en un momento determinado. Ya sé que eso ya se ha dicho hasta el cansancio, pero por más que uno haya leído a Freud, el autoconocimiento a través de los sueños parece estar más en el sentido común que en la experiencia psicoanalítica. Lo digo porque, poniendo como ejemplo mi minisueño skate, me resultó muy evidente un significado, no simbólico a la manera junguiana, sino simplemente de cosas que pasaban por mi mente de repente.

Pude interpretar que al soñarme patinando con adolescentes con quienes me sentía un poco fuera de lugar pero al mismo tiempo parecían aceptarme, y más aún, yo era mejor que ellas, en realidad estaba apareciendo en mi sueño una idea que había rondado en mi cabeza por aquellos días, porque había platicado mucho con mis alumnitos de secu por el messenger. Según mis teorías pedagógico-empíricas, los chavitos agarran la onda de lo que uno les dice siempre que esas cosas estén dichas en su lenguaje, y por eso yo me esforzaba con ellos durante las clases por ser “chida” y tratar de interesarlos en cosas que, de entrada se les hacen aburridísimas. Todo esto va porque al platicar con ellos en el messenger, ya fuera del salón, yo seguía poniéndome en la postura de la buena onda, e incluso llegué a adoptar el lenguaje messenger teen, incluyendo palabritas como seeee, en lugar de si, o los clásicos XD :) y ¬¬.

El pedo es que llegó un momento en que me sentí ya medio ridícula, adoptando esa forma de expresión que no es de mi generación, porque, ni pedo, me gusta escribir con mayúsculas cuando corresponde, poner acentos y respetar la gramática. El caso es que la barrera generacional se dejó ver, y por más que quiera, debo aceptar que ya crecí. Incluso mi versión de lo teen de mi sueño, en realidad es la yuxtaposición de lo que en mi época era teen. ¿los chavitos todavía andan en patineta?

Bueno, pues mi cortísima experiencia onironauta me sirvió para darme cuenta de que la introspección puede funcionar mejor con el pequeño esfuerzo de pensar en uno mismo a través de elementos como el del sueño. He tenido muchos sueños últimamente, incluyendo ya varios sueños lúcidos (cuando en el sueño, sabes que estas soñando, o mínimo te entra la duda), y un falso despertar (cuando según despiertas, te levantas de la cama normal, y luego te das cuenta de que en realidad sigues soñando), lo que es bueno, porque algo he avanzado. Pero para lograr explorar mejor el mundo del inconsciente necesito más disciplina e introspección. A veces ésta no es tan agradable, porque saber más de uno mismo siempre es peligroso, por el riesgo de descubrir cosas indecibles que por algo habían estado escondidas, sin mencionar que la cordura también reside en el olvido…

Me dijo: Más recuerdos tengo yo solo que los que habrán tenido todos los hombres desde que el mundo es mundo. Y también: Mis sueños son como la vigilia de ustedes. Y también, hacia el alba: Mi memoria señor,  es como vaciadero de basuras.

Funes el memorioso

Jorge Luis Borges

3 comentarios:

Kariz dijo...

jaajjaja genial lo de I'm so indie... igual los colores de tu blog son full indie! Te falta las plumas o el buhó jajajajaj apenas tenga tiempo voy a leer entradas tuyas pero el comienzo ya me tiene metida!

Un gusto guapa

NTQVCA dijo...

Vaya que estuvo interesante esta aventura hacia tus sueños, cosa que me parece bastante complicada, a lo más que he llegado es a esperar que voy a soñar como si fuera una premonición de lo que espero que suceda, más de eso no he podido.

Karlyle dijo...

kariz, gracias por pasar por acá. Pero las imagenes de tu blog son mil veces mejores, eso que ni qué jeje!

NTQVCA: al parecer esta habilidad puede cultivarse, pero requiere cierto esfuerzo. Bueno, si empecé con estas cosas fue porque siempre he soñado mucho, e incluso pienso que los sueños también cuentan como experiencias. Bueno, si es que uno los recuerda...

Gracias por pasar por acá.

Saludos!