miércoles, 24 de junio de 2009

Si yo soy bien buena onda!

Leyendo mis últimos posts me di cuenta de que debo parecer una maldita gruñona que odia absolutamente todo. Hablé de porqué odio la lluvia, de cuán estúpidas son las campañas electorales, de que me cagan las fiestas y de que soy una antisocial. Bueno, no puedo negar que muchas veces (no siempre) si suelo ser una antipática, pero al parecer ya me excedí en esto quejarme de todo.

La cuestión es que mi amiga Lila (Hola Lila!!!) me invitó a visitarla en Jalisco, y estoy muy emocionada por ir, pero como voy a ir a su fiesta de graduación me dijo que sentía llevarme allá, porque sabe que no me gustan las fiestas…

No Lila, no me gustan las fiestas, pero pues tampoco voy a estar ahí con jeta toda la noche, haciéndote la noche amarga… Digo, tampoco voy a ser grosera con nadie, o algo así. Por el contrario, estoy muy contenta porque voy a volver a verte, y me emociona harto conocer por allá, conocer a tus amigos colegas, pasarla bien juntas, etc. Si, soy medio mamila, pero puedes estar segura de que voy a estar muy bien y hasta voy a bailar uuuuuu!!!

Pensando en esto, me he dado cuanta de que tengo la extraña tendencia de ver el lado ridículo de las cosas. Oscar dice que seguramente veo todo como un gran circo, y sí, es que me cuesta trabajo tomarme las cosas en serio… Una muestra: ayer fui a un acto político encabezado por AMLO, aquí en mi barrio iztapalapense. Fui porque muero de rabia con la decisión del TRIFE, ya que es la cosa más descarada que he visto en mi vida. Yo digo que en unos veinte años voy a contar esta situación, y no me van a creer. Es que en verdad es de risa loca…

Bueno, pues pensaba postear una reseña del acto, con fotos y todo, pero para empezar mi cámara se atrofió, y luego de pensar lo que podría decir me di cuenta de que por más que intente voy a poner todo como una gran espectáculo de lo absurdo. Debo pensarlo mejor, porque por un lado me siento indignada por lo que pasó con la candidatura de Brugada, pero no pude evitar ayer fijarme sólo en las cosas más absurdas del acto en sí.

Es que era imposible no fijarme en cómo la gente iba como si se tratara de un espectáculo tipo lucha libre, en donde sólo van a gritar sandeces y a dejarse llevar por la masa. Ver cómo iban muchos de acarreados y los obligaban a hondear su banderita, y lo más absurdo: el Rafael Acosta “Juanito,” gritando y prendiendo a la gente como si fuera mascota de equipo de panbol. Ay, ya empecé…

Mejor ya, luego escribo algo más elaborado.

3 comentarios:

vladimirvl dijo...

que tal..bueno lo mio no tenia que ver con casi nada, de alguna forma es mi circo emocional perosnal, sin duda mas grato que el circo politico al que asististe, según yo, la verdad no estoy lo bastante enterado como para opinar respecto al TRIFE, pero en una entrevista por W Radio "el juanito" no hizo mas que demostrar que es un titere, con vocación de serlo, pero titere al fin y al cabo. Ah y no pareces mala onda, aunque tampoco buenisima, creo que simplemente eres lo que eres sin tratar de aparentar algo mas...eso es bastante bueno...ah y tu memoria musical, me pareció por demas interesante..bueno ya me extendi de mas
Salud-os

Blogger Pechocho dijo...

"Juanito" no es el gran político. De hecho, es una persona por demás folclórica, pero -siempre pasa eso- precisamente por ese lado se van, y la discusión de fondo (el fallo del Tribunal y las maneras en que se dio) queda relegado.

Hay que politizarse, pero no caer en el lado Gargamel de la vida, jajaja

Saludos

Anónimo dijo...

Ajá... pero no venistesssssss!!!


Lila (la de Jalisco)