lunes, 14 de septiembre de 2009

La holgazana

Suponiendo que nada pasa a mi alrededor, paso el tiempo reconociendo constantemente el sabor dulzón del rosa algodón de azúcar. He podido disfrutar que  se pegue a mi paladar y se desvanezca dejando su rastro de caramelo de aire. Me atrevo a no pensar, a simplemente emocionarme con los acordes del pandero mezclados con el pianito y sólo puedo sonreir.

Me he sentido muy contenta ultimamente. Sin pensar tanto en el calentamiento global y gozando de la tranquilidad que da el hecho de saberme en una situación privilegiada que, además, está segura para rato, me voy acostumbrando al olor a frutas de mi crema corporal. Despertar tarde, rascarme la cabeza y ver mi rostro frente al espejo mientras pienso que tengo el día entero para dedicármelo a mí si ninguna presión, me ha hecho disfrutar eso que algún día critiqué como lo peor que puede hacer alguien: holgazanear. Pero recordando el libro El filo de la navaja de Somerset Maugham, la “holgazanería” es la mejor excusa para desenfadarse de lo que los demás juzgan como lo correcto. En lo que muchos pueden ver holgazanería, yo veo desarrollo intelectual jje!

Yo sé que cuando mis vecinas chismosas preguntan “¿ya acabaste la escuela?” y yo digo que si, ellas piensan que soy una holgazana por no salir a trabajar a las seis de la mañana con mis zapatillas y mi lonchera bajo el brazo. Me preguntan, debido a su extrañeza “¿y a qué te dedicas?” “Trabajo,” contesto. 

Pues siiiii. No ejerzo una actividad “productiva” en el sentido comercial, pero me la paso trabajando en mi casa, leyendo y esas cosas. O sea, holgazaneando, como diría Maugham. Bueno, pues me encanta que tengo todo el tiempo para, simplemente, ser y eso me hace feliz.

3 comentarios:

Virginia dijo...

Es el resultado de haber estudiado una carrera que no va con sus parámetros comercialoides en los que si no produces dinero frenéticamente, no sirves. Así la Historia es para "ser maestros" o... para ser un "holgazán" según la cultura popular de nuestro alrededor.

¿Por qué me sentiré taaaan identificada? jaja

Saludos colega!! ya casi nos vemos!!

Virginia dijo...

aaay y soy Lila, sólo que descubrí que puedo usar la cuenta que tengo en gmail... (ajá, los humanistas a veces no nos llevamos muy bien con la tecnología) y en esa cuenta me llamo "Virginia" como Virginia Clemm, la amada de Edgar Allan Poe, mi escritor favorito.

Saludos nuevamente!!

Pelusa dijo...

Acabo de leer a Maugham y me siento completamente identificada con el -y con tu post tambien, claro-. Bienvenida al club!